No te equivoques…no fue sin querer sino por quererte.

Home  >>  Romántica Autodestructiva  >>  No te equivoques…no fue sin querer sino por quererte.

No te equivoques…no fue sin querer sino por quererte.

23
Mar,2015

0

Me estaba bebiendo yo de un trago una Estrella Galicia, porque acababa de decir que me parecía ‘bailable’ una canción de Gemeliers, cuando le vi entrar por la puerta de mi salón. Era Dios, ¿vale? Y cuando digo Dios, digo un tío de 1.80, gafas de pasta, barba frondosa, vaqueros y una Carhartt como la mía. Antes de que él abriera la boca, la mía ya tocaba el suelo. Obiously. Pero es que entonces abrió la boca y sonrió cuando Alba me presentó. Ay, tequiero. Me levanté como pude y le di dos besos, yo le dí dos besos; él me dió dos besazos que definitivamente me enamoraron. ¿Dónde has estado todo este tiempo?

La noche transcurrió así. Yo seguía borracha  de los nervios que tenía porque ese chico, Rafa, estuviera rozando mi pierna con la suya. ¡Que hasta de vez en cuando ponía la palma de su mano en mi muslo! ¡AY MADRE, crema anticelulíca yo te invoco!  No sé si él estaba igual que yo, así de a gusto, así de simevuelvesamiraramisbraguitassevanadesintegrar… no sé, pero yo me metía con él, él me respondía, me abría más cervezas y así. Hasta que llegó el final. A las nomepreguntéislahora, Estefanía decidió que se acababa la música, la charla, y el alcohol. Y él, como buen caballero que es, me ayudó a recoger un poco por encima, me pidió mí número de teléfono, me dio dos besazos de esos suyos… y se fue. Y yo esa noche no me fui a la cama andando, me fui en una puta nube.

Pero como todo lo que sube baja, todo bajó. Me metí en la cama con la ropa puesta, y me entraron unas ganas inmensas de llorar, porque a pesar de lo bien que me lo había pasado, que creía haber conocido al hombre de mi momento, y había pasado de la dieta, tenía ganas de llamarte. Joder. Llamarte, enviarte un mensaje. Y follarte, sobre todo follarte. Pero no podía, porque hacía 72 horas te había mandado a la mierda vía email. Puta cobarde, VÍA EMAIL.  ¿Que por qué? Porque es más fácil pasar de ti siendo tú el malo, y no tener que ser lo suficientemente valiente para pasar de ti por que sí. Que esto no puede ser así. No te equivoques…no fue sin querer sino por quererte. Pero en fin, acabar, acabado está.

Así me dormí. Y así me desperté. Con un mensaje de Rafa. <3

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *