Necesito tiempo para pensar.

Home  >>  Romántica Autodestructiva  >>  Necesito tiempo para pensar.

Necesito tiempo para pensar.

13
May,2015

0

Ayer necesitaba hablar de cosas sin mayor importancia. Tener una conversación intrascendente, de esas en la que discutes con alguien si es mejor el aceite de oliva o de girasol para hacer helado. Ese era mi nivel.

El Barça se acababa de clasificar para la final de la Champions y ese hecho, tan absolutamente absurdo, me trajo sola a la persona perfecta para una conversación pérfida: Paula.

Yo quería hablar un poco de todo y de nada. Quejarnos de que trabajamos mucho y cobramos poco. Que no tenemos nada que ponernos a pesar de tener el armario lleno, y meternos con los hombres del mundo. Sobre todo eso. ¿Qué cuál fue mi sorpresa? Que acabamos hablando de los tíos, pero de manera seria.

Hará como un par de meses que Paula, que está en Barcelona, se fue a vivir con su “novio”. Y lo digo entre comillas porque eran más un rollito que un par de novios. Pero, ¡oye! estamos en 2015, cosas así están muy al día, y yo me alegré mucho por ella. Sí, soy otra cabeza loca. Pues bien, ahora al susodicho novio le ha entrado la madre de todos los agobios y le ha pedido “tiempo para pensar”.

Acabáramos.

Yo, que normalmente soy muy empática iba a consolarla a ella y ponerme un poco en el lugar de él para llegar a una moraleja un poco equilibrada. Pero ni era mi día, ni tenía tiempo. ¿Puede haber una manera más rastrera de dejar a alguien? Sí, vale, por Whatsapp, pero de eso hablaremos en otro capítulo. Pero, en serio, ¿la hay? Pedir un tiempo, en lugar de decir, ‘no estoy seguro, mejor que no sigamos’

Soy de las que piensa que en las relaciones no se necesita tiempo para pensar. Me refiero a, cuando sientes algo por una persona, y no me refiero directamente a estar enamorado, si no a que te gusta, que piensas en ella/él y que te gustaría verle todos días, o sí, que estás enamorado hasta las trancas, no se necesita tiempo para pensar en qué queremos porque fluye solo. Y no todo es perfecto, pero de eso se trata, ¡es la gracia de la vida! Y lo bonito del amor.  Está claro que si no lo da todo, como lo haces tú, no es él o ella. Eso es lo único que podemos tener claro. Si tiene que pensar sobre ti, tu manera de dar amor, de actuar, o de hablar, es que no te quiere demasiado. Bastante lícito por otro lado.  Y a ti esa situación no te hace sentir demasiado bien. Bien, que leches, no te hace bien. Hay que ser egoístas. Además, ¿cómo te voy a querer si no haces que yo me quiera?

Paula, y mundo en general, colorín, colorado tres cañas y olvidado.

Nota: Partiendo de la premisa de que es totalmente lícito que a una persona deje de gustarle otra. Y partiendo de la premisa de que les quiten lo bailao. Solo me refiero a cuando un ‘necesito pensar’ es la excusa cobarde para el ‘ya no te quiero’. Porque sí, aunque a mí no me haya pasado (todavía) hay gente que necesita pensar, separado de su pareja, para probarse a sí mismo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *