Me equivoco muchas veces pero qué grandes anécdotas.

Home  >>  Romántica Autodestructiva  >>  Me equivoco muchas veces pero qué grandes anécdotas.

Me equivoco muchas veces pero qué grandes anécdotas.

28
Dic,2015

0

A las chicas nos enseñan muchas cosas desde pequeñas. Si un chico te incordia, es que le gustas. Y nunca te cortes el flequillo. Así algún día, conocerás a un hombre maravilloso con el que tendrás tu propio final feliz. Cada película que vemos, cada historia que nos cuentan, pide que creamos en ellas. Elegido al final de la historia, la declaración de amor inesperada, la excepción a la regla. Pero a veces, estamos tan obsesionadas por encontrar nuestro final feliz, que nos olvidamos de leer las señales, las que diferencian a los que nos quieren, de los que no, de los que se quedarán y de los que se irán. Y es posible que ese final feliz no incluya al hombre ideal, puede que seas tú, recomponiéndote y volviendo a empezar. Liberándote de lo mejor que puede haber en tu futuro, puede que el final feliz sea simplemente: pasar página.

 

O puede que el final feliz sea, saber que, a pesar de todas las llamadas sin respuesta, de todos los desengaños, las meteduras de pata y las señales malinterpretadas, a pesar de todo el dolor y el bochorno, nunca perdiste las esperanzas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *