Lo peor del karma es que salpica: ser soltera a los casi 30.

Home  >>  Pura Saablama  >>  Lo peor del karma es que salpica: ser soltera a los casi 30.

Lo peor del karma es que salpica: ser soltera a los casi 30.

28
Sep,2015

2

Yo siempre he creído que no tener novio-amante-compañero-prometido-marido había estado bien. De hecho, es mi estado actual. Y, verdaderamente, a mis 27 años creo que no estoy preparada aún para compartir mi vida con nadie. 

O eso creía yo. Hasta que la última de mis amigaslodoytodocontigo se ha echado un novio. O algo así. Y como dice Imad: “Sara, ella acaba de ganar un novio y tú de perder una amiga’. 

No tener novio es la puta hostia, casi siempre. Los 30 son los nuevos 20. Ni presiones, ni preocupaciones, total libertad para hacer lo que te salga de la punta de la nariz. Hoy estás con uno y mañana con otro. O con otros dos, y no te das explicaciones a ti y mucho menos a tu madre. No sé con casi treinta, y si tienes la suerte de ser económicamente independiente (¡Hola, papá!), puedes hacer aún más lo que te dé la gana. Y si no tienes ganas de hacer nada, pues te coges la mochila y te vas a la India a explorar, explorarte y de paso ayudar. Qué más da. No tienes dinero para comprarte ni siquiera un coche. Cero responsabilidades. 

Pero es verdad que según vas dejando los  20 atrás y te vas acercando a los 30, tienes días en los que mola estar solx (los menos) y días en los que no mola nada (los más, y no hablemos si es domingo). ¿El problema? Tú círculo. Ya solo se habla de nuevos novios, de nuevas bodas, de nuevas casas y hasta de nuevos niños. Monísimos. Eso sí, porque tú siempre has sabido relacionarte.

Aún así, yo me levanto todos los días muy digna, me miro en el espejo y me pinto los morros. Y me digo eso de que ‘me voy a comer el mundo’ sabiendo de sobra que la realidad, y el karma, me van a pisotear mi positivismo mañanero. 

Si estás en mi situación quizás te identifiques con las 4 peores cosas de estar soltero a los casi 30. Y no, no me estoy refiriendo a ser viejoven:

1. Salir un sábado (ni hablamos de entre semana) a darlo todo: 

Yo cuando comienzo la semana el lunes lo tengo que hacer con un objetivo claro el fin de semana. Irme a casa de mis padres, visitar a algún amigo fuera de Madrid o simplemente pensando en el modelito que me voy a poner en el concierto con mis amigas del sábado. JA! El lunes los planes salen, pero se van disipando a lo largo de la semana. Una cena en casa de la madre del chico, tener que sacar al perro, no tener un puto duro…lo que sea. Es ahí cuando te das cuenta que tienes las uñas fatal, aunque te las acabes de pintar, que tienes que comprarte unos pantalones nuevos, idénticos a los que te acaba de regalar tu madre, o que la casa tiene mucha mierda, aunque acabe de irse la chica que limpia. Tienes que aprender a disfrutar de ti y de la bonita soledad porque sí, por cojones, porque tu vida social se va a reducir taaaaaaanto, taaaaaaaaaanto, que básicamente va a desaparecer

2. Conocer a un tío interesante. Conocer gente, básicamente: 

Es una cuestión estadística si acabas de leerte el punto 1. Tus amigxs socializan COMO MUCHO, un día al mes, que casualmente suele ser sábado, y como MUY TARDE, a las 12 ya están con su pijama de franela en casa. Así que conocer gente por la vía ‘normal’ empieza a complicarse. Básicamente porque no hay nadie que te interese en 500 años luz a la redonda más o menos. 

Entonces hay dos opciones: ser una aburrida, como es mi caso, o ser una echada palante, como suele ser el caso del resto, que se descargan las apps para ligar porque conocen a una pareja que se conoció por Tinder y ahora van a tener un hijo. JA! Tú, si en el mejor de los casos consigues hablar con alguien normal, te vas a dar cuenta al tercer match que te ocurra, la cantidad de desesperados que hay en el mundo después de tres peticiones de fototetas. El principio del fin. 

3. Viajar en grupo. O con un solo amigx:

¿Qué buenos recuerdos te trae ese viaje que hiciste con tus amigas cuando conseguisteis reunir un poco de dinero, verdad? Pues bien, recuérdalo, porque NO SE VA A VOLVER A REPETIR. JA! Si tenéis la suerte de seguir sintiéndoos cuadrilla, algo que no ocurre en 6 de cada 7 grupos, sois taaaaaaaaaaan adultos que no podréis poneros de acuerdo para coincidir dos días al año en tiempo y espacio. JA!

4. AHORRAR: 

¿Qué contradicción verdad? En una ecuación simple de matématicas se puede despejar la incógnita: si no sales, no te relacionas, no consumes más que aire, helado y pizza en cantidades industriales, puedes ahorrar. De hecho, debes hacerlo. Pero no, te olvidas una variable exógena que comienza a aparecer y a no irse nunca: al menos 5 BODAS POR AÑO

Yo estoy pensando en emigrar a la India a ayudar, antes de que mi abuela me pregunte por enésima vez que yo para cuando. 

Porque comprarme un gato, ni de coña

2 Comments so far:

  1. Cayetano dice:

    Brutal niña! Brutal

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *