De qué realidad hablamos, ¿de tu interpretación o de la mía?

Home  >>  Romántica Autodestructiva  >>  De qué realidad hablamos, ¿de tu interpretación o de la mía?

De qué realidad hablamos, ¿de tu interpretación o de la mía?

15
Abr,2015

0

La tengo yo. De la culpa hablo. De la culpa de sentirme así de débil, de inútil y de estúpida. Pero aunque tengo la culpa, no me pesa. Porque lo he decidido así. Bueno, o yo o mi coraza. Eso aún no me queda claro, pero sirve para lo mismo. Para hacer de mi vida secreta, mi vida más real. Porque de siempre se sabe que hay que saber distinguir la vida pública, de la privada y de la secreta. Y a mí la secreta se me está haciendo bola. 

En otro tiempo me habría aferrado a cualquier detalle, a cualquier indicio, y hubiera hecho las cosas de una manera, que no sería la mía. Yo sería la de los Buenosdías y las Buenasnoches. La de los cafés y las tartas de chocolate, la de siemprellamoyo, la de… está entrando en mi zona de confort, ¿por qué no voy a hablar de cómo me siento? Pues porque no. Para algo me he construido una coraza, para que no cualquiera la pueda derribar. 

Y eso que algunas veces se me olvida. Se me olvida la coraza y hacerme la dura. Y claro, luego entran en juego las debilidades. Las noches de dormir poco y mal, y de darle vueltas a que si tan clara tengo la teoría, ¿por qué me cuesta tanto llevarla a la práctica?

Me gustaba cuando estaba contigo. Y ahora ya no me gusta nada de esto. Y en vez de que lo hablemos, me lo trago y me repito, ‘le toca’. Cuando tiempo antes hubiera perdido el culo por ir detrás, por seguir sintiéndome bien conmigo cuando estaba contigo, y cuando no. Tampoco me apetece hacer como que no pasa nada y que me resbala tu comportamiento hacia mí. Por cosas como ésta vivo en un búnquer, porque ya lloré demasiado un abril. Tú, que te lo preguntabas. 

La sarta de gilipolleces sin fin, que soy capaz de soltar, por no hablar de lo que realmente me importa. Y parece que va a seguir así.  Me estoy haciendo mayor. 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *